Nueve cadáveres colgados y 14 mutilados culminan una semana violenta en México

Escalofriante noticia de esta mañana…. Joder 9 cadáveres colgados y 14 mutilados. Si lees la noticia, aún es más impactante, algunas de las estadísticas mencionadas:

En el primer trimestre de este año la cifra de homicidios rondó los 55 al día. En abril se reportaron 999 asesinatos

via Nueve cadáveres colgados y 14 mutilados culminan una semana violenta en México | Internacional | EL PAÍS.

En fin, dramático… y cual es la causa raíz de este constante rio de muerte, pues las drogas y las políticas represivas encabezadas por US y seguida por algunos países hispanohablantes de América.

La política antidroga de EEUU, fundamentalmente fue gestada por Nixon y consiste en una represión de las mismas desde la producción a los consumidores. Bueno, después de muchas décadas, lo que está claro es que el modelo sigue sin funcionar.

Para mi entender (ni por asomo soy un experto del tema), la producción se centra en las selvas de Sudamérica (Colombia creo que es el principal fabricarte de cocaína) y genera un río de sangre en su transporte desde a Sudamérica hasta  EEUU, ya que este es el mayor consumidor de droga del mundo, pero de largo.

Aplaudo las iniciativas de algunos países centroamericanos, abriendo un debate sobre la posible regulación de las drogas, (La regulación de las drogas en Latinoamérica). Personalmente opino que políticas represivas no ayudar a paliar el problema, el genero humano desea aveces estados de consciencia alterad, y ello se consigue con las drogas en el sentido mas amplio de la palabra (incluyo todas, desde el tabaco, café, alcohol, y hasta la cocaína o eroina). No creo que deban venderse en expendedores de droga, como el tabaco, ni que sea de fácil acceso. Creo que la regulación, en la tasación elevada de las mismas, y la re inversión de esos impuestos en sanidad y educación.

El debate entre legalización y persecución creo que ha perdido fuerza, y me remito a las evidencias que poseemos de las políticas actualmente utilizadas basadas en la ilegalización y persecución, que fundamentalmente generan violencia extremas, salud publica deplorable, corrupción, gestos multimillonarios, etc. y que al final no evitan el consumo de esa droga.

La sociedad debe madurar en términos generales, sino inevitablemente se extingue, crecemos en conocimientos, ciencia, tecnología, psicología, neurociencia y por supuesto también en ética y el entendimiento del género humano. Una reflexión interesante es la propuesta por Aldous Huxley en ¨Un mundo feliz¨

 La novela anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva, cultivos humanos e hipnopedia que, combinadas, cambian radicalmente la sociedad. El mundo aquí descrito podría ser una utopía, aunque irónica y ambigua: la humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía.

En fin, aquí estamos… que tengas un buen día

This Post Has One Comment

  1. La relación entre Estado y narcotráfico en México fue siempre polivalente. A lo largo de décadas hubo campañas de oposición y antagonismo directo, estrategias de convivencia pacífica y alianzas de los gobiernos con algunos grupos criminales para luchar contra enemigos comunes (Velasco, 2005: 106 y ss.). Aun en su polivalencia, esta relación no dio lugar a una violencia amplificada en frecuencia e intensidad como la actual. El deterioro progresivo del modelo tradicional de regulación del narcotráfico y la expansión descontrolada del mercado de drogas resintieron las formas de soberanía y gubernamentalidad que durante años lograron una relativa paz del mercado de drogas. Este proceso se hizo visible en la década de los años noventa, con la crisis del sistema centralizado de poder. Como es sabido, el viejo régimen autoritario restringía la autonomía de los funcionarios públicos estatales y locales y, en este marco, las instituciones federales contaban con facultades extralegales vinculantes para contener la violencia criminal y proteger a la población civil (Astorga, 2009: 2-3). El régimen priísta no tuvo la unidad rigurosa que usualmente se le imputa porque nunca se impuso de manera homogénea a todos los grupos criminales. En lugar de ello, la relación entre Estado y narcotráfico estaba mediada por un sistema de acuerdos tácitos y de aplicación selectiva de la ley, que fijaba límites y posibilidades a la expansión del mercado de drogas (Velasco, 2005: 111; Serrano, 2007).

Leave a Reply

Close Menu
×
×

Cart

%d bloggers like this: